Se levanta tarjeta amarilla en Brasil al Orden Económico Internacional vigente.

Por: Cristina Escobar

La Copa Mundial de Fútbol llegó a su final y al margen del jolgorio y tristezas esparcidos por vencedores y vencidos, Brasil y su presidenta cosecharon trascendentes resultados más allá de la decepción sufrida de la mano de los conmilitones de Neymar y la hinchada brasilera.

Un aderezo de organización impecable, ejecución cronométrica, aseguramientos de lujo y ambiente festivo dio a los anfitriones el brollo que los puso a emular con las naciones más desarrolladas. Imagen soberbia ofrecida por la cuna de la samba.

Para sorpresa universal Uruguay, Chile y México clasificaron a octavos de final, Colombia y Costa Rica llegaron a cuartos, Brasil sólo sucumbió en semifinales y, con su acceso a la final, Messi y su legión hicieron repletar nuevamente el Obelisco y varias de las principales plazas y avenidas de Buenos Aires después de 24 años. Por encima de Europa y también de Estados Unidos, América Latina en su conjunto mostró lo suyo.

El gigante sudamericano y toda Latinoamérica lanzaron una clarinada que anuncia lo que puede ser un hito en las relaciones internacionales.

Ya apagadas las luces del Maracaná pero aun inmersos en los ecos de la Copa Mundial, en Fortaleza, capital del estado brasileño de Ceará, comenzará, con Argentina invitada, la VI cumbre del BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica); antesala del encuentro de este con UNASUR ( Unión de Naciones Sudamericanas) y proemio de la reunión Brasil-China-CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños); convocatorias todas con agencias dedicadas totalmente a temas económicos.

La primera refrendará la creación de un banco y un fondo financiero que abrirán un nuevo horizonte para las operaciones de ese tipo así como la protección frente a desastres y otras eventualidades como crisis o desplomes bursátiles. Mientras las dos consecutivas abrirán el camino de la inversión y la cooperación sobre la base de nuevas condiciones que no encadenen el libre desenvolvimiento económico y social; con ventajas par todas las partes.

CELAC-plataforma común para toda Latinoamérica y el Caribe –constituye un mercado de más de 500 millones de personas, más de 220 millones de kilómetros cuadrados, economías en crecimiento sostenido y el área más estable del mundo –declarada oficialmente en su última Cumbre Zona de Paz-, UNASUR protagoniza una nueva modalidad de interrelación regional, Argentina es el granero mundial –que occidente trata de sojuzgar- y el BRICS agrupa a las economías emergentes que crecen y se expanden aceleradamente, Estos son atributos que por si sólo muestran las potencialidades de desarrollar la cooperación entre ellos; en perspectiva inigualable para cualquier otro bloque o asociación.

Dicho en “corto” (tomando un préstamo del argot futbolístico) la consolidación del banco que nave con activos de 50 mil millones de dólares y 100 mil millones del fondo, más una nueva filosofía de cooperación; apuntan al fin de un mundo unipolar, con un nuevo horizonte protegido de los buitres financieros especuladores así como de insoportables tratados onerosos para obtener financiamientos. Esta es la contrapartida al Banco Mundial (BM) y al Fondo Monetario Internacional (FMI).

Desarrollar el intercambio sistemático BRICS-CELAC se traduce en inversión Extranjera Directa (IED) indispensable para el desarrollo que obtenerla a través del FMI y el BM ha sido la pesadilla de la noche neoliberal en que reinaron la desregulación con los designios de las transnacionales y el mercado.

La CELAC emerge partner natural de este nuevo polo pues su inexorable proyección económica se perfila enfocada hacia el desarrollo y el progreso social con proyectos y necesidades de inversiones inmediatas en el sector primario y productivo; a diferencia de otros mecanismos, como la Alianza Pacífico, que privilegian el libre tránsito de personas, capital, bienes y servicios.

Según el informe anual emitido por la Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD, por sus siglas en inglés) más del 62% del flujo de IED hacia la zona CELAC en 2013 provino de fuentes ajenas a los centros financieros internacionales, por lo que con la presencia del nuevo banco y una nueva política crediticia esa cifra debe continuar su incremento en esta y otras regiones.

CELAC, más que un mecanismo de concertación, se proyecta cada vez más órgano de integración genuina, opuesta a las proyecciones expansionistas disfrazadas de alianzas para la cooperación que bajo sus nuevas modalidades busca oponerse al despunte de Brasil, la consolidación del nuevo polo y el desplazamiento de la zona CELAC separándose de una esfera de influencia de carácter hegemónico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s