Annabelle López Ochoa, coreógrafa de estrenos y reposiciones en La Habana

Por José Ernesto González Mosquera
La coreógrafa belga-colombiana Annabelle López Ochoa en el Festival de La Habana

Para el público seguidor del ballet no es desconocido el nombre de Annabelle López Ochoa, coreógrafa belga-colombiana invitada a la 24 edición del Festival Internacional de Ballet de La Habana, del 28 de octubre al 7 de noviembre próximos.

Su dúo La pluie fue estrenado en La Habana en otro de los festivales, y más recientemente la creadora montó para el Ballet Nacional de Cuba (BNC) la pieza Celeste (con música de Chaikovski, vestuario de Dieuweke van Reij y diseño de luces de Michael Mazzola), estrenada en las funciones concierto del 7, 8 y 9 de marzo de 2014 en la sala Avellaneda del Teatro Nacional.

En aquella ocasión los roles principales recayeron en los bailarines Viengsay Valdés, Yanela Piñera, Grettel Morejón, Jessie Domínguez, Mónica Gómez, Alfredo Ibáñez, Víctor Estévez, Arián Molina, Miguel Anaya, Gian Carlos Pérez y Lyvan Verdecia.

Fue un suceso interesante. Hay que tener en cuenta que los bailarines del BNC extrañaban la presencia de creaciones neoclásicas y contemporáneas de coreógrafos cubanos o extranjeros. Una pieza sin altisonancias ni pretensiones; un juego de las posiciones académicas con combinación de movimientos fuera de la rigidez y del eje para, desde la mixtura, potenciar las facilidades de los bailarines y el cuerpo de baile masculinos y, ante todo, proponer una pieza dinámica, con prudente plasticidad en la composición del trinomio luces-vestuario-danza.

La coreógrafa, quien ha trabajado con importantes compañías de Bélgica, Turquía, Alemania, Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, México, Finlandia, Alemania y Canadá, vuelve a La Habana para reponer Celeste (en la gala concierto del sábado 1 de noviembre en la Sala Avellaneda del Teatro Nacional) y para estrenar la pieza Sombrerísimo con la compañía invitada Ballet Hispánico de Nueva York.

Annabelle López Ochoa conversó con Cuba Contemporánea acerca de esta creación y de su regreso a La Habana.

Sombrerísimo fue solicitado por el prestigioso Festival de Danza de Otoño para la celebración de sus diez años. Tuve el honor de ser elegida para crear una nueva obra para el Ballet Hispánico, junto con otras nuevas creaciones de Liam Scarlett para el Royal Ballet y Justin Peck para el NY City Ballet. El estreno tuvo lugar en el NY City Center el pasado septiembre”.

“Soy una gran admiradora del pintor belga René Magritte y decidí utilizar su famosa imagen del hombre transparente con el sombrero como fuente de inspiración. Imaginé seis bailarines masculinos que habrían de intercambiar sus sombreros como si intercambiaran sus identidades, aunque seguían siendo el mismo hombre. La pieza se inclina, de alguna manera, a lo enigmático del surrealismo y a lo absurdo”.

La coreógrafa belga-colombiana Annabelle López Ochoa en el Festival de La HabanaEs una pieza realizada solo con bailarines hombres. ¿Existe alguna inclinación de Annabelle a trabajar con el cuerpo de baile masculino? Porque ya en Celeste prevalece la presencia masculina.

-Disfruto las coreografías para bailarines masculinos debido a su poder físico, dinamismo y habilidad acrobática, pero en este caso en particular la pieza estaba relacionada en cierto modo con la identidad, de manera que opté por elegir un solo género para que el concepto se mantuviera lo más claro posible.

Es un baile físico, que no permite descanso…

-Ciertamente es una pieza que requiere mucha fuerza física ya que se vale de la acrobacia y de mucha velocidad. De igual modo, los bailarines requieren una concentración extra por el accesorio que se usa en el ballet: el sombrero. Y hay muchos de estos accesorios que aparecen en la pieza.

¿Cómo fue el proceso de creación con los bailarines del Ballet Hispánico de Nueva York?

-Esta es la quinta pieza que monto para el Ballet Hispánico. Ya conozco muy bien a sus bailarines y a la institución y me siento muy cómoda trabajando con ellos. Creamos la pieza de una forma muy lúdica y durante el proceso les expresaba a los bailarines lo que buscaba y de ellos surgían sugerencias. De todas las compañías con las cuales he trabajado, considero que esos bailarines son los que más están involucrados con el proceso de creación. Es un placer y una bendición trabajar con ellos.

¿Existe algún puente que se pueda establecer estilísticamente entre Celeste y Sombrerísimo?

Celeste es un ballet neoclásico abstracto mientras que Sombrerísimo es una pieza contemporánea de corte teatral. Son de géneros muy diferentes, y para serle honesta, no creo que nadie pueda reconocer que fueron creadas por la misma coreógrafa.

De vuelta a La Habana, ¿alguna expectativa?

-No había tenido conocimiento del festival hasta que hace poco tiempo me informaron que una de mis piezas, el dúo La pluie, se había presentado en este evento hace dos años. Realmente espero contar con suficiente tiempo para Celeste porque tengo en mente cambiar algunos detalles. Actualmente me encuentro en Australia, y luego, en diez días, tengo que ir a Filipinas para dar inicio a un nuevo proyecto. Me imagino que llegaré a la Habana con el desfase de horario. Estoy muy entusiasmada por ver de nuevo a los bailarines del BNC y, como ya lo expresé anteriormente, espero pasar con ellos un tiempo de calidad en el estudio.

– See more at: http://www.cubacontemporanea.com/noticias/11563-annabelle-lopez-ochoa-coreografa-de-estrenos-y-reposiciones-en-la-habana#sthash.FBqN01F4.dpuf

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s