Ganó Dilma, ganó Brasil

 

Luego de semanas de tensión y de ascensos y descensos ofrecidos por las encuestadoras, resulta irrefutable la victoria de la presidenta Dilma Rousseff para un nuevo período de cuatro años en el cargo, a pesar de las maniobras de la oligarquía local y los medios hegemónicos de comunicación.

Rousseff, del centro-izquierdista Partido de los Trabajadores (PT) se alzó con la victoria al lograr el 51,8% de los votos válidos, mientras su oponente de la Social Democracia Brasileña (PSDB), Aécio Neves, alcanzó el 48,8% de los sufragios, según informó el Tribunal Supremo Electoral de la nación suramericana, luego de ser escrutado el 96,94 por ciento de los votos. La diferencia fue más de tres millones 400 mil favor de la Mandataria.

La primera ronda de estos elecciones donde Dilma también ganó el primer lugar de los escaños seguida de Neves ocurrió el pasado día 5, luego de la derrota de la socialista Marina Silva, quien de inmediato dio su respaldo al derechista Neves, nieto del expresidente Tancredo Neves.

Con su victoria de este domingo, la Presidenta podrá continuar y radicalizar el programa económico y sociocultural del PT, iniciado por su mentor y exmandatario Luiz Inacio Lula da Silva, quien también cumplió dos mandatos en el Palacio de Planalto, logrando importantes logros en la esfera económica y social y colocando al país en los primeros planos de la integración latinoamericana y caribeña.

La postulada por el PT tuvo que esforzarse para ganar esta contienda en la segunda vuelta, pues claramente se vio el plan conjunto de las fuerzas derechistas brasileñas –partidos y medios hegemónicos de la comunicación con la cadena O Globo al frente- para derrumbar a un gobierno progresista que colocó y mantuvo al gigante de más de 200 millones de habitantes en los primeros planos de la economía mundial –noveno lugar- , lo que le permitió integrar el Grupo de los BRICS formado además por Rusia, China, Sudáfrica, India.

Este domingo en Brasil no solo se jugaron en las urnas dos proyectos políticos –el actual y el propuesto por Neves, que haría retroceder a la nación a la época neoliberal- sino también eventuales cambios en la geopolítica de América Latina y El Caribe.

Analistas consideran que en la actualidad –tal como también advirtió el presidente ecuatoriano Rafael Correa- la derecha lucha por dominar a esta región con la complicidad de Estados Unidos, y para ello utiliza diversas tácticas, entre ellas el llamado “golpe blando” utilizado contra Venezuela, además de otros medios para derrocar a los gobiernos democráticos, como fue la sucia campaña establecido contra Rousseff, que incluso llegó al agravio personal y falsas acusaciones políticas para confundir a un electorado compuesto por más de 140 millones de personas.

Mientras, en Uruguay, el candidato del Frente Amplio, el exmandatario Tabaré Vázquez, según encuestas a boca de urna, pues las cifras oficiales solo se conocerán este lunes, se alzó con la victoria en la primera vuelta de los comicios presidenciales con un 46% de los votos, pero insuficientes para alcanzar el 50% más uno previsto para elegirse en la Primera Magistratura por segunda vez (la primera fue entre 2005 y 2010).

En una jornada tranquila, los uruguayos decidieron que el segundo colocado fuera el postulado por el derechista Partido Nacional, Luis Lacalle Pou, con un 36%, y el tercero, el también de derecha Pedro Bordaberry, del Colorado, con 14% de los sufragios.

Datos de la encuestadora Factum revelaron que ante este panorama, y como dicta la Constitución Nacional, los dos contendientes más votados deberán medirse el próximo 30 de noviembre.

La firma indicó también que un 56% de los más de dos millones de convocados a las urnas –cuya asistencia es de carácter obligatoria- votó antes de las 16:00 hora local del pequeño país suramericano.
En Uruguay también se eligieron –aunque no se han dado cifras- a los 33 senadores y 99 diputados que integran el Congreso Nacional, y se realizó un referendo que reduce a 16 años –de los 18 actuales- el castigo por delitos.

Con estos resultados, brasileños y uruguayos progresistas tienen motivos suficientes para festejar, pues al menos en el gigante suramericano el juicio de los votantes impidió la entrada al gobierno de un presidente derechista, aliado de Estados Unidos. En Uruguay se espera igual resultado el último día del próximo mes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s