Tenemos que aprender a entender la cultura como un atributo patrio

Por: .

Este joven músico pasó de querer estudiar percusión a tocar la guitarra, y de esta al tres, en el cual, confiesa, encontró lo que le faltaba para expresarse verdaderamente

René Avich Wanton es un joven músico que se confiesa deudor y admirador de Miguel Matamoros y Sindo Garay. Ganador en la pasada edición del Festival Cubadisco, por su participación en el fonograma Jóvenes treseros de Cuba, el cual contó con la producción de Pancho Amat, ícono de la interpretación de este instrumento en Cuba.

“Pancho me dio mucha libertad en este disco, lo que un productor casi nunca hace. También estuvo monitoreándome en todo momento, cómo iba el trabajo. Influyó mucho en la manera de desarrollar los solos”, manifiesta Renesito, como se le conoce artísticamente. El referido disco constituye el resultado de una competencia entre tres jóvenes treseros, la cual se realizó en el Cubadisco 2011.

Este joven músico pasó de querer estudiar percusión a tocar la guitarra, y de esta al tres, en el cual, confiesa, encontró lo que le faltaba para expresarse verdaderamente: “Mis inquietudes musicales desde pequeño eran percutivas, el estudio de la guitarra me gustó, pero seguí en la búsqueda de eso que me faltaba. Una día, durante las pruebas para entrar al conservatorio, un muchacho me presta un tres y cuando lo toqué me di cuenta de que eso era lo que me faltaba. Desde ese momento se quedó el tres en mis manos. Empecé a descubrir caminos que estaban ocultos en ese instrumento”.

De la música clásica toma como referencias las formas, de la música cubana su timbre, explica el joven artista, quien reconoce la importancia de la academia no solo para los treseros, sino para los músicos en general: “En primera instancia, es fundamental para cualquier músico si quiere ganar en pulcritud, conocer estilos, la historia de la música occidental y de la música cubana. Con el tres pasa lo mismo. Es muy necesario conocer la técnica, que a los treseros nos viene de la guitarra, pues es casi un instrumento homólogo, pudiéramos decir. Pero en la música cubana se debe ahondar mucho más, y los treseros deberían estar mejor orientados”.

Tanto la academia y lo que es reconocido como cultura cubana, son importantes en la formación de los treseros. “Hay muchos jóvenes en la calle haciendo muy buenas cosas, que tienen  poco dominio de la técnica pero tienen los códigos de la música cubana; por eso ambas partes son fundamentales, e insisto en que los códigos de la música cubana son esenciales”, refiere Renesito.

En ese sentido, la música y cultura cubana se ven influenciadas diariamente por elementos mal llamado populares, que encuentran en el público una recepción pasiva y acrítica, lo que también lleva a músicos y disqueras a potenciarlos. Sobre esto, el joven tresero opina que “eso  puede impedirse con el respeto y cuidado de nuestra cultura. Tenemos una cultura muy grande, importante e influyente  para el mundo, pero no sabemos protegerla. Ni siquiera de esto es responsable una sola persona, una institución, sino los propios cubanos. Tenemos que aprender a entender la cultura como un atributo patrio. Cuando la conservemos mucho más, se contaminará mucho menos, o por lo menos se notará mucho más la esencia cubana”.

Uno de los fenómenos más interesantes que se dan en la actualidad resulta el ver al tres en las agrupaciones o bandas que forman los jóvenes herederos de la Nueva Trova. Los solos interpretados por los treseros de estos proyectos enriquecen las  improvisaciones.

“El tres fue un instrumento que acompañó a los trovadores desde siempre. Yo pienso que es algo muy bueno, sobre todo porque sus cultores, cuando tienen la experiencia de hacer trova, que es un género muy libre —los trovadores son personas con un vuelo armónico y melódico muy rico—, pues son influenciados por eso y es muy bueno”, afirma Avich.

Renesito se adapta actualmente a la atención que trae un premio como el Cubadisco y desde ya aprovecha el impulso que da recibir un lauro como este, para comenzar a trabajar en otros proyectos.

“El próximo disco—adelanta el joven tresero— va a estar enfocado desde la perspectiva del dúo. Estarán invitados Hernán López–Nusa; Changuito, percusionista consagrado de la música cubana; Yaroldi Abreu, joven percusionista también; y el maestro Pancho Amat. Tiene doce temas, uno de ellos estará dedicado especialmente  a  Pancho y se titula Son para un guajiro”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s