La desinformación de los norteamericanos

Como no van ha estar desinformados los norteamericanos, si hasta ellos están hartos de las violaciones y la política sucia de su honorable gobierno. No es una política del gobierno norteamericanos tributarle la verdadera información a sus conciudadanos, todos los medíos de prensas y de comunicación se prestan para hacerle el juego al gobierno gracias a los millones que reciben por crear una imagen falseada de cuba. Eso podemos observarlo cuando se lee en la prensa y se proyecta en las noticias televisivas el lenguaje con que se refieren al gobierno cubano Ej. ¨Régimen Castrista¨ a cuál régimen hacen alusión, eso no será con Cuba, porque esa pequeña nación revolucionaria es libre y soberana como cualquier otro país del mundo, en la cual sus máximos dirigentes solo han luchado por el bienestar de su pueblo y del mundo, y por esa causa, el gobierno yanki, al no poder hacer lo que se le venga en gana y manipular al país como se le antoje, decidió imponer un bloqueo económico por más de 50 años. Se le exhorta a los ciudadanos de los EE.UU que se indaguen más sobre Cuba y sus realidades. 

tampabayrays
Tampa Bay y Cuba

Por: Ramón Bernal Godoy

Acabo de leer un artículo del periodista Roger Mooney, aparecido el pasado día 2 en la versión digital del periódico Tampa Tribune que dice: “Se hará historia a finales de este mes cuando el Presidente Obama se convierta en el primer presidente activo de los EEUU que visita Cuba en los últimos 80 años y los Manta Rayas de Tampa Bay, estarán ahí como parte de la acción”.[i]

Según la información el equipo de beisbol de los Manta Rayas visitará Cuba del 20 al 22 y jugarán con el equipo nacional de Cuba el día 22 en el estadio Latinoamericano de La Habana. Por su parte el Presidente Obama, en su cuenta de Twiter, anunció que piensa asistir al juego y que podría lanzar la primera bola del encuentro.

Por su parte el Sr. Chris Archer, lanzador de los Manta Rayas y representante del sindicato de jugadores declaró al periodista que “están extremadamente emocionados como grupo de ser parte de este proceso” y que “en cierto sentido nosotros seremos parte de algo que es enormemente histórico para ambos países en busca de mezclarnos y experimentar la cultura de un lugar al cual no hemos podido viajar libremente por un tiempo”.

Y mucha razón tiene el Sr. Archer, aunque quizá deba decirse que esa libertad de viaje aún no se garantiza, aunque en esta oportunidad lo haga porque este periplo se ajusta a una de las 12 categorías autorizadas recientemente por el Presidente Obama. Los estadounidenses que no estén comprendidos en esas categorías, no pueden ejercer lo que ellos consideran como el derecho constitucional de viajar libremente a cualquier lugar del mundo, incluyendo a este pequeño y bloqueado país que ahora está borrado de la geografía imperial.

Que conste que la prohibición no es por la parte cubana. Cualquier estadounidense, con licencia o sin licencia, comprendidos entre las 12 categorías o no, que quieran viajar a Cuba, pueden hacerlo libremente con solo portar un pasaporte válido de su país y adquirir una “Tarjeta de Turista”, en cualquier agencia de viaje de cualquier país, que tramite viajes a Cuba o en cualquier consulado de Cuba en el exterior.

¿Y quiénes son los desinformados? Un Cónsul cubano amigo nuestro nos contaba que en una oportunidad llegó a su oficina en un país de América Latina, un ciudadano estadounidense, que le preguntó lo que tenía que hacer para viajar a Cuba. El Cónsul le explicó que podía comprar una Tarjeta de Turista en una de las Agencias de viaje radicadas en ese país que tramitaban viajes a Cuba o que él podía venderle directamente esa Tarjeta, en cuyo caso le resultaría más barata; después comprar un pasaje y finalmente tomar el avión y volar a Cuba. El incrédulo estadounidense le preguntó al Cónsul si él no tenía que consultar a Cuba para otorgar una autorización de entrada a un ciudadano de los EEUU, ya que él tenía entendido que el “régimen castrista” tenía prohibido la entrada al país de los estadounidenses.

Nos explicaba el Cónsul que el desconfiado estadounidense se “desayunó”, con aquello de que la prohibición no era por la parte cubana, sino que se aplicaba por el libre, democrático, civilizado y humanista gobierno de su país, por el mismo gobierno que posiblemente él había contribuido a elegir con su voto y a cuyos gastos él contribuía con el pago de sus impuestos. Finalmente, cuando aquel caballero supo lo de la prohibición y las penalidades que su gobierno podría imponerle, por osar viajar al país donde imperaba un régimen que supuestamente violaba esos derechos que precisamente su propio gobierno le proscribía, optó por no viajar.

Moraleja: Sería bueno que el Sr. Acher y los amigos de los Manta Rayas de Tampa Bay que vienen con él, se asesoren sobre las leyes retrogradas y desfasadas que aplica su país (o el país donde viven aquellos del grupo que no son ciudadanos estadounidenses), contra nuestro país. Por mi parte, como integrante del pueblo cubano, puedo asegurarle a todos los que vienen en esa comitiva deportiva que nuestras leyes, costumbres y actitudes, favorecen y estimulan este tipo de encuentros deportivos, culturales, amistosos o de cualquier categoría que implique contacto “pueblo a pueblo”, así de simple, sin doble rasero ni ocultas intenciones, como quizás alguno de por aquellos lares esté pensando.

Sean pues bienvenidos y esperamos que nuestra hospitalidad ayude a cumplir las expectativas que este encuentro deportivo ha despertado en ustedes.

[i] Traducción libre del texto en inglés.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s