Después de la Asamblea Nacional

De tiempos difíciles el pueblo cubano ha salido adelante y victorioso. En esta asociación están mejor preparados para afrontar las dificultades que se gestan en estos tiempos de crisis y de conflictos políticos en los países aliados de América Latina. Ya no ha expresado Raúl, se ha de prever los problemas para que estos sean menores y hace el llamado de todos a prepararse y no andar con improvisaciones.

El Presidente cubano Raúl Castro Ruz en el plenario de la Asamblea Nacional. Foto: Ladyrene Pérez/ Cubadebate

Cuando Raúl expresó el pasado viernes que estábamos mejor preparados y en me­jores condiciones que en la década del no­venta, expresaba no solo confianza y optimismo, sino también la principal arma de la Re­vo­lución, la unidad de su pueblo

Autor: Oscar Sánchez Serra | oscar@granma.cu

10 de julio de 2016 22:07:38

Tras cinco intensos días de debates y análisis ha pasado el fin de semana. Durante sábado y domingo, lo normal; la gente salió a hacer sus compras, regateó un precio por aquí, otro por allá. Al regresar a casa, en medio del mejor almuerzo de la semana, la Asamblea Nacional seguía una especie de sesión permanente.

Allá los que piensen que esta es una sociedad acrítica, sin capacidad de opinar, de debatir y proponer. Allá los que volvieron a pensar, y por supuesto a defraudarse, con que un segundo periodo especial acabaría por echar abajo a la Revolución cubana. Una vez más se quedan con las ganas; conocen poco a los cubanos.

Cuando Raúl expresó el pasado viernes que estábamos mejor preparados y en mejores condiciones que en la década del noventa del anterior siglo para revertir la actual coyuntura de restricciones financieras externas, motivadas por el incumplimiento de los ingresos por exportaciones, unido a las limitaciones que afrontan algunos de nuestros principales socios comerciales, debido a la caída de los precios del petróleo, expresaba no solo confianza y optimismo, sino también la principal arma de la Re­vo­lución, la unidad de su pueblo.

Es ese escudo el que nos hace invencible y al que siempre hay que blindar ante las amenazas, sobre todo, de aquellas que provienen del interior de nuestros procesos sociales y económicos, vestidas con traje de ineficiencia. Durante los debates en la Comisión de Asuntos Económicos del Parlamento, Es­­­teban Lazo Hernández, presidente del ór­ga­no supremo del poder del Estado, hacía una reflexión medular que pasaba por las inagotables reservas que tenemos para enfrentar coyunturas de este tipo y centraba la máxima responsabilidad en los cuadros de dirección. Y no le falta razón al también miem­bro del Buró Político.

Si los jefes no se preparan, si no son ejemplos, si no lideran cada proceso en las instituciones, desde la producción hasta el control de cada uno de los recursos, dejan escapar las divisas que hoy demandamos.

Cada vez que esto pasa, cada vez que falta la previsión, la organización y el orden, desde las en­tidades, sean administrativas, comerciales o empresariales, las ilegalidades viajan del Estado hacia la sociedad.

Cuántas veces nos quejamos de los inescrupulosos revendedores, cuántas de que en las tiendas escasean tal o más cual artículo y en la esquina o frente a esos centros co­merciales, lo ofrecen a mayor precio. Los que así actúan no tienen flujos productivos ni almacenes, ni recursos asignados, sino ro­bados de las propias estructuras estatales. En nuestro socialismo, cada ineficiencia o pérdida está asociada a procedimientos de esta índole y al nulo o negligente actuar de algunos cuadros, que han de velar por los bienes del pueblo.

En el 7mo. Congreso del Partido, Raúl citaba a Martí: “Go­bernar es prever”. Y nos co­mentaba “¡qué simples palabras, son solo tres! ¿Será posible que a algunos de nuestros funcionarios les sea tan difícil aprenderse esas tres palabras de las enseñanzas martianas? Es decir, ‘gobernar es prever’. Te­nemos que aprender a prever para evitarnos bastantes problemas”.

Fue ese arte de prever, acompañado de la organización y el control, el que ha hecho posible que en medio de la compleja situación de restricciones se desplegaran las decisiones dirigidas a incrementar la capacidad adquisitiva del peso cubano, entre ellas, la disminución de los precios de un conjunto de productos y artículos de amplia demanda por la población. También, las destinadas a un mejor acopio y distribución de los productos agropecuarios, que ha traído una ligera reducción de los precios de venta.

Si enfrentamos este momento económicamente adverso, sin afectar a la población en los principales servicios, incluyendo el eléctrico, es porque se ha calculado, se ha previsto. Y esa es la razón que explica, por qué hoy es tan importante el debate de los documentos del 7mo. Congreso del Partido, sobre la Conceptualización del modelo económico y social cubano y el Plan Nacional de Desarrollo hasta el 2030. Nadie está loco porque en momentos de escasez estemos abordando temas de tan largo alcance. Pre­cisamente, ambos textos nos dicen hacia dónde vamos, en los dos hay una manera de prever, de anticiparse, de saber qué queremos para conocer qué necesitamos.

La responsabilidad de dirigir, en cualquier nivel, en una sociedad socialista como la nuestra, entraña un compromiso con el pueblo, con su desarrollo y bienestar. Quien no pueda o no responda a ella, ha de tener la dignidad y el decoro, de no comprometer el futuro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s