Oro, alcohol y prostitutas en Canadá, la base del imperio Trump

Friedrich Trump, el abuelo del presidente Trump hizo fortuna en Canadá. (Foto: CBC).

Los canadienses podrían sorprenderse al conocer el papel que su propio país jugó en la configuración de la historia.

La fortuna de la familia Trump comenzó lejos de las brillantes letras de oro de la Torre Trump en Manhattan. Fue un viaje desenfrenado que involucra alcohol, prostitución, oro y una visita de la Policía Montada.

El abuelo de Donald Trump, Frederick, comenzó la fortuna de la familia en una aventura llamada la fiebre del oro de Klondike, territorio del Yukón.

El radiodifusor público CBC, en su programa The Passionate Eye, difundió el documental: Meet the Trumps: From Immigrant to President. Este es un resumen de la historia.

Principios modestos

Friedrich Trump era el más joven de cuatro hermanos nacido en una familia alemana que vivió épocas difíciles, en los años 1885. A los 16, Friedrich salió para América donde esperaba hacer fortuna.

Gwenda Blair es autora del libro Los Trumps: Tres generaciones que construyeron un imperio.

Ese capítulo canadiense resultó fundamental para el inmigrante alemán emprendedor, dice Gwenda Blair. “Le permitió reunir la fortuna que había venido a buscar en los Estados Unidos”, expresó la autora y profesora de periodismo de la Universidad de Columbia en una entrevista con el radiodifusor público CBC.

Trump quería una vida lejos de los viñedos de propiedad familiar que sus antepasados ​​habían estado trabajando desde que se habían instalado en la región alemana de Kallstadt en los años 1600, llevando el apellido Drumpf, que pronto sería alterado en Norteamérica.

Con sólo una maleta, Friedrich aterrizó en Nueva York y comenzó a trabajar como barbero.

En cinco años había anglicizado su nombre a Frederick; se trasladó a la ciudad joven de Seattle; y acumuló dinero suficiente para comprar mesas y sillas para un restaurante. Abrió uno en Seattle, luego un modesto hotel en Monte Cristo, Washington.

Su siguiente gran movimiento fue inspirado por el anuncio en la portada del Seattle Post-Intelligencer del 17 de julio de 1897, y su título exclamativo: “¡Oro, oro, oro!”

Describía una escena resplandeciente en el puerto con montañas llenas del metal amarillo y hombres que regresan del “Nuevo Eldorado” con fortunas de hasta $ 100,000 dólares.

Trump lo vendió todo y se dirigió hacia el norte.

La mudanza a Canadá le ahorró un desastre financiero. No sólo vendió dos restaurantes de Seattle, sino que también había salido de Monte Cristo, Washington, justo antes de que inundaciones y avalanchas destruyeran el ferrocarril cercano y los planes de desarrollo de la ciudad fueran desechados.

La peligrosa travesía

Blair describe el peligroso viaje hacia el Lejano Norte llevado a cabo a principios de 1898.

Después de abordar un buque atestado en Alaska, Trump caminó por las montañas, a través de las aduanas canadienses y el río Yukon, donde tuvo que construir un barco desde cero y transportar un año de suministros personales.

Lo peor fue un pase de montaña notorio. El Servicio de Parques Nacionales de los Estados Unidos estima que 3.000 animales murieron en el Paso Blanco, con muchos huesos aún visibles hoy en su llamado Barranco del Caballo Muerto.

Una vista aérea del centro de Whitehorse en la era de Friedrich Trump.

“Los propietarios azotaron caballos, burros, mulas, bueyes y perros hasta que cayeron, los cuerpos no fueron enterrados ni movidos”, escribe Blair.

“Los viajeros, no tuvieron más remedio que caminar sobre los restos. A medida que pasaban los meses, las paredes del paso estaban manchadas de color rojo oscuro de la sangre”.

La familia del presidente Trump. (Foto: © Christopher Gregory/Getty Images).

El olfato de Trump

Pero en lugar de unirse a la búsqueda del oro, Friedrich tuvo una idea mejor. “Friedrich no es alguien que va a dar la vuelta por esos fríos ríos y buscar pepitas de oro”, dijo el biógrafo de Trump, David Cay Johnston en el documental “Meet the Trumps: From Immigrant to President”.

En Whitehorse, Yukón, puso un hotel en la avenida principal de la joven ciudad. Les dio a los mineros un lugar para quedarse, les vendió comida y bebidas –y acceso a las prostitutas– (conocidas entonces como “damas deportivas”).

Hasta 3.000 mineros pasaron por el hotel sobre una base diaria. Si no podían pagar con dinero, que para Friedrich estaba muy, muy bien- podían pagar con oro.

Mientras muchos hombres y sus familias pasaban sus días en el despiadado desierto helado canadiense, Friedrich se creó una posición lucrativa. Fue la base de lo que se convertiría más tarde en el imperio Trump y sucedió en Canadá.

El modelo de negocio canadiense de Trump se resume en el título de un capítulo: “Mining the Miners”, que podríamos traducir libremente como Extrayendo a los mineros.

A diferencia de otros inmigrantes enloquecidos por el oro, Blair escribió que “Trump se dio cuenta de que la mejor manera de conseguir riqueza era poner su pala y recoger su libro de contabilidad”.

Alcohol y sexo

En sus tres años en Canadá, Trump abrió el restaurante y el hotel Arctic en dos localizaciones con un socio – primero en el lago Bennett en el norte de Columbia Británica- y después trasladándolo a Whitehorse, Yukón.

Su establecimiento de dos pisos enmarcado en madera ganó una reputación como el mejor restaurante de la zona, dijo Blair – ofreciendo salmón, pato, caribú y ostras.

Más que comida

El libro de contabilidad registró que la mayor parte del flujo monetario provino de la venta de licor y sexo “, escribió Blair, citando anuncios de periódicos que se refieren oblicuamente a la prostitución, mencionando suites privadas para damas y escalas en las habitaciones para que los clientes pudieran pesar oro si preferían pagar servicios de esa manera.

Un periodista del Yukon Sun moralizó sobre esos acontecimientos: “Para los hombres solteros, el Ártico tiene el mejor restaurante”, escribió, “pero no aconsejaría a mujeres respetables que vayan a dormir porque son capaces de escuchar lo que sería repugnantes a sus sentimientos y pronunciados además por depravados de su propio sexo”.

Los Mounties inicialmente toleraron el ruido. Hubo excepciones, según el legendario escritor canadiense Pierre Berton. La gente se enfrentaba a trabajos forzados o al destierro de la ciudad si engañaban a las cartas; si hacían un alboroto público; o fiestas en el Día del Señor.

“Salones y salas de baile, teatros y casas de negocios eran cerradas un minuto antes de la medianoche del sábado”, escribió Berton en “Klondike Fever”.

Dos minutos antes de las doce, el vigía de la mesa del faro sacaría su reloj del bolsillo y gritaría: -¡El último turno, muchachos!

¿Fue un proxeneta?

Trump fue cocinero, camarero, pendenciero.

Pero Blair advierte: “Yo no lo llamaría un proxeneta”.

Ella dijo que la prostitución era parte del paquete que ofrecían los restaurantes en esas ciudades, y que no estaba claro cómo funcionaba el arreglo: “Como alguien tratando de atraer negocios a su restaurante, por supuesto que tendría licor. Un proxeneta es, creo yo, un modelo de negocio diferente”.

A principios de 1901, el problema ya se estaba gestando.

Los Mounties (La policía montada canadiense) anunciaron planes para desterrar la prostitución, y frenar el juego y el licor. Trump se peleó con su socio. El descubrimiento de oro era cada vez menor.

“El auge había terminado, Frederick Trump se dio cuenta”, escribió Blair. “Había ganado dinero, tal vez incluso mucho más de lo inusual en el Yukón, y partió con una fortuna sustancial”.

Regresó a Alemania con 582.000 dólares en moneda de hoy, y encontró una esposa. Pero fue recibido como un traicionero por haber dejado el país y convertirse en un ciudadano estadounidense durante sus años militares.

Así que fue deportado de su propio país. Se embarcó nuevamente para Nueva York, su esposa iba embarazada con el papá de Donald.

Frederick Trump murió de neumonía en 1918, dejando atrás algunos bienes raíces. Su hijo construyó el imperio, su nieto la marca global.

Irónicamente, su heredero quiere la deportación en masa de inmigrantes. Aunque Donald y su abuelo comparten algunos rasgos: espíritu emprendedor y aventuras juveniles formativas en Canadá.

Y algo más: Donald conoció a su primera esposa, Ivana, en los Juegos Olímpicos de Montreal.

Pero esa historia es otra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s